Márquez, Todo o Nada

Data del post: 25/07/2016

Como dice el maestro Dennis Noyes, no podemos decir que correr en condiciones de mojado sea una lotería, pero cuanto menos una apuesta certera diferente a la que hay que hacer en condiciones de seco. La habilidad del piloto y los pequeños detalles marcan estos días claves del calendario y Sachsenring fue su máxima expresión. Marc Márquez, la nueva versión mejorada, hizo una apuesta a todo o nada. En pista había pilotos con gomas de agua y los que habían cambiado habían apostado por el mixto... ¿Pero cambiar a “slicks”? En un primer momento me pareció una temeridad pero resultó ser una mezcla de inteligencia, valentía y suerte. Inteligencia porque había que darse cuenta de que era el momento, valentía porque había que tener agallas para hacerlo con la pista en esas condiciones y suerte, porque... ¿Y si se ponía a llover de nuevo?

 

Marc Márquez ha hecho otra de esas carreras mágicas que quedan en el recuerdo. Tras conseguir la pole el sábado, en condiciones de seco, todo parecía ponerse en contra el día en el que se dan los puntos. Amanecía lloviendo y en el “warm up” sufría una dura caída al pisar la línea blanca en la rápida curva 8. En carrera decidió copiar los neumáticos extra blandos que llevaban Rossi, Pedrosa o Lorenzo, pese a no estar seguro. Un cambio de última hora que le marcó la primera parte de carrera, no se sintió cómodo en ningún momento y para prueba de ello, aparte de ir perdiendo posiciones, fue su excursión por la agricultura (© Valentín Requena) al más puro estilo Dirt Track, haciendo girar su MotoGP con el cuerpo y el puño del gas. Volvió a pista 9º y fue entonces cuando decidió que, con la carrera ya perdida, estaría muy atento para hacer su apuesta de “todo o nada”... ¡Poner neumáticos de seco cuando nadie se atrevía! Una decisión arriesgada para ser el líder, tanto que durante vueltas esperaba la imagen del #93 arrastrándose por la grava. Pol Espargaró, que entró a cambiar neumáticos a la vez, confiando en los intermedios, acabó fuera de pista en la curva 2 mientras seguía su estela. Una vez acertada la apuesta de cambiar neumáticos, tan solo tenía que aguantar en pista, eso sí... por el ínfimo carril húmedo no mojado. Y así lo hizo, la pizarra vuelta a vuelta le fue marcando posición y distancias hasta que al fin se encontró con un “P1” y un “+20” de ventaja. Para quitarse el sombrero ante la actuación de Marc Márquez y su equipo. Era líder con +24 sobre Lorenzo y +42 sobre Rossi y apostó cual partida de Poker por un “all in” que podría haber dilapidado gran parte de su ventaja. Dos cartas de “Joker” le sonrieron al robar y suya fue la mano en Sachsenring, dejando al resto de jugadores con poco crédito. ¿Quién soñaba a principios de temporada, con una Honda sin virtudes destacables, que el #93 estaría líder con 48 puntos sobre Lorenzo y 59 sobre Rossi? Seguramente ni él mismo, pero ahí está. Sólo las grandes leyendas de #MotoGP son capaces de ganar sin la mejor moto. 7 victorias consecutivas en Sachsenring, se dice rápido y fácil.

 

Hasta hace dos Grandes Premios, el campeonato estaba bastante igualado y los hombres de Yamaha tenían muchas más opciones. Lorenzo a 10 puntos y Rossi a 22, pero mientras que en Assen y Sachsenring el líder ha sumado 45 puntos, sus perseguidores han sumado 7 y 8 respectivamente. Las vacaciones han llegado en buen momento para ellos, en forma de “tiempo puerto” para coger aire. Deben recuperar la energía y actitud de principio de temporada, cuando partían como favoritos, para ir al ataque en la segunda parte del año. En las 9 carreras que #faltan deben ir a ganar y a intentar forzar el error de Márquez. Es cierto que lo tienen muy difícil, pero en #MotoGP hasta que matemáticamente no eres campeón puede pasar de todo, más aún este año con los neumáticos Michelin y la electrónica única. Rossi está siendo muy rápido, mucho más competitivo que el año pasado. En cambio le está faltando esa regularidad que el año pasado le hizo acariciar el sueño del 10º. Sus caídas en Austin y Assen, aparte de la desafortunada rotura en Mugello, lastran sus números.

 

Más me preocupa la situación de Lorenzo porque acumula tres malos resultados con sensaciones muy malas. Su peor racha desde hace 8 años. Mientras que su compañero es rápido y sólo necesita recuperar la regularidad perdida, el #99 está en una mala dinámica peligrosa. Jorge es como un “delantero centro” de rachas, y cuando coge una buena o una mala, tiene complicado cambiar los resultados. Su mente es su mejor aliada y a su vez, cuando no tiene todo en su sitio, es su peor enemigo. Necesita volver a tener “feeling” para sentirse el más fuerte, hacer un buen resultado y volver a ser temible. En Sachsenring ninguno estuvo acertado con el cambio de neumáticos. Lorenzo debió entrar mucho antes a poner los “slicks”. Hubiera merecido la pena poner en riesgo el punto que iba a sumar con tal de optar a más, pero esperó las instrucciones de su equipo desde el muro, que llegaron tarde... muy tarde. Por su parte Rossi debió hacer caso a su equipo y no dejar pasar una, dos, tres... ¡Hasta cuatro vueltas para entrar! De todas formas, que quede claro que no es fácil analizar estas situaciones tan cambiantes desde la posición en la que un piloto vive la carrera, teniendo además que ir lo más rápido posible. Tal vez si su equipo le hubiese mostrado el tiempo suyo y el de Márquez, que venía remontando, hubiese entrado sin dudar. Él cree que entrar antes no hubiese cambiado su resultado, pero lo mejor es analizar en qué se ha fallado y en qué se puede mejorar. La fórmula que le ha llevado al éxito estos últimos años.

Se empiezan a leer opiniones a favor de que el equipo se pueda comunicar con el piloto mediante radio, como en la Fórmula 1. Si eso ocurriese, estas carreras con incertidumbre, en las que gran parte del resultado depende de la habilidad y decisión del piloto, se perderían para siempre. Estaríamos en otro “deporte” donde los equipos desde el muro ganarían mucho peso respecto a los pilotos. No me gustaría para nada, todo se haría más cuadriculado y previsible. Yo digo no a la radio.

Tras la carrera, ante la denuncia desde varios sectores, en especial desde las redes sociales... (¡Vaya poder!), se estudió la telemetría de Marc Márquez para comprobar si había hecho un cambio ilegal de moto. No se permite, desde este fin de semana, esperar al piloto con la marcha engranada. La duda surgió porque el mecánico del #93 tenía agarrado el embrague hasta que su piloto cogiera el mando, pero se comprobó que en efecto, no estaba la 1ª dentro. Así que no hubo pero posible a tal magistral actuación.

 

Pese a no estar nada cómodo con su Honda y no haber acertado con la estrategia en Sachsenring, donde debió entrar también antes, Dani Pedrosa está tan solo a 26 puntos del segundo clasificado del campeonato. Llamativas las declaraciones negativas hacia su equipo después de carrera, en las que se quejó de que pasaron varias vueltas hasta que sus mecánicos pudieron arrancar su 2ª moto, perdiendo la oportunidad de hacer la misma estrategia que llevó al éxito a su compañero de equipo. Livio Suppo, de HRC, lo desmintió. Mala comunicación, malas prestaciones, malos resultados. Confío en que a la vuelta de vacaciones recuperemos al mejor Dani, con una sonrisa y buenas sensaciones sobre su moto. Destacar el podio de Crutchlow, que va a ser padre en breve, y a su lado Dovizioso, que ya merecía pisar cajón tras tanta desgracia desde Qatar. El buen hacer de pilotos de equipos independientes como Redding (4º), Barberá (2º en el clasificatorio y 9º en carrera, llega a mitad de temporada como la mejor Ducati), Miller (7º tras su primera victoria), Petrucci, que comandó muchas vueltas hasta su caída o Laverty, del Aspar Team, que sin hacer ruido llega a mitad de temporada en el TOP 10.

Marc Márquez apostó todo o nada en Sachsenring y recogió su recompensa, medio título en el bolsillo en media temporada. Ahora bien, yo desde que vi como Rainey medio lesionado recuperaba 65 puntos a Doohan en 1992, cuando las victorias valían 20 y no 25 puntos, nunca he vuelto a atreverme a decir que el campeonato está acabado hasta que matemáticamente así sea.

 

Moto2

Victoria de campeón. Zarco, ha confirmado la tendencia de los últimos Grandes Premios y tras recuperar la ventaja de puntos a sus rivales, hoy les ha asestado un duro golpe. Como un gol en el descuento antes de irse al descanso. Lowes naufragó durante todo el fin de semana acumulando cuatro caídas, dos de ellas en carrera y cero puntos. Parecía un mano a mano entre Zarco y Rins. Ambos fueron controlándose durante la carrera con otros protagonistas de por medio como el impulsivo Morbidelli, el piloto de casa Folger y un esperado Álex Márquez. Los cinco pusieron tierra de por medio hasta que empezaron a llegar las bajas. El hermano del campeón de MotoGP se fue al suelo cuando estaba en cuarta posición. Morbidelli que apeó del liderato a Rins con un innecesario y duro adelantamiento (y van...), perdía todas sus opciones al caer en la curva uno. Zarco cogió el liderato y Rins, con problemas de empañamiento en su visera, se vio adelantado por Folger. Cuando parecía que todo acabaría así, Rins no se conformó con la 3ª posición y apretó con la desgracia de caer a falta de tres vueltas para acabar. Una vez pasado es fácil decirlo, pero con todo prácticamente hecho debería haber asegurado esa tercera plaza e irse de vacaciones cerca del líder. La regularidad es clave. Folger, intentó ganar en una última curva que nos levantó a todos, pero Zarco recuperó la posición en la misma meta por 59 milésimas. Al igual que Márquez en MotoGP, el francés da un zarpazo importante antes de irse a tomar el sol en la playa. De la desgracia de Rins, surgió la fortuna de Julián Simón, que desde Valencia 2012 no subía al podio. Muy merecido para este currante, campeón del mundo de 125cc en 2009 y sobre todo enorme persona. Aquí no puedo ser objetivo, lo siento, le tengo un aprecio especial... ¡Grande Julito!

Moto 3

El Maestro de la Lluvia. Se puede tener un día inspirado con suelo mojado y hacer algo que queda en el recuerdo de los aficionados, pero cuando lo repites una segunda vez con tanta contundencia ya no es casualidad, es que se atesora un talento especial muy superior al resto. Khairul Idham Pawi, debutante en Moto3, acumula cinco carreras sin puntuar, dos finalizadas en 14ª posición... ¡Y dos victorias! Ambas por supuesto en mojado. Ya tenemos una apuesta segura para los años venideros cuando aparece el líquido elemento en juego. En lo referido al campeonato, gran regreso de Jorge Navarro que pese a no estar al 100% tras su reciente lesión, ha conseguido restar un punto al intocable líder, Brad Binder. Ahora viene el descanso para recuperar del todo, pero Navarro ha salvado su lesión con sólo una pérdida de 3 puntos respecto a Binder en estas dos carreras. El sudafricano está haciendo un campeonato magnífico y es el máximo candidato al título, pero si alguien puede ponerle en entredicho, ese es Navarro. No hay nadie más con opciones reales, ya que el 3º es Fenati a 66 puntos y claras muestras de irregularidad. Un piloto a seguir es el italiano Fabio Di Giannantonio, que debuta esta temporada en Moto3 y tras no puntuar en ninguna de las 5 primeras carreras, ahora lleva dos podios y 58 puntos en las últimas 4. Esta categoría es preciosa porque además de emociones fuertes en grupo hasta el último suspiro, vemos destaparse futuras estrellas de MotoGP.

Nos vamos 4 semanas de vacaciones, con líderes sólidos en las tres categorías a mitad de camino, ¿Habrá algún perseguidor capaz de dar la vuelta a la situación? Qué largo se nos va a hacer este verano...

Jesús Sánchez Santos @JesSanSan

Fotografías de Sergio Ros y Alex Farinelli



Commenti

    Senza commenti

Rispondi